Cuando los árboles se visten de negro

Fotografio árboles porque creo en ellos. Ellos me han enseñado a apreciar otras cosas que nadie te enseña en ningún lado. La vida es algo que pasa mientras estás leyendo esto que escribo. Y aunque la vida se vaya, los árboles siempre están ahí y cuando no lo están, el paisaje se desnuda. Se queda sin vida. Sin brazos para abrazarte.

A cualquiera de nosotros nos gusta saber que siempre hay alguien esperándonos y nos sentimos seguros cuando tenemos la certeza que seguirá a nuestro lado para cuidarnos. Los árboles hacen eso. Cuidan de nuestra tierra. De nosotros. Nos dan su sombra y su cobijo. Y su ofrecimiento es infinito pues siguen dándonos refugio aunque hayan dejado de vivir. Y aunque mueran siguen ahí. En pie. Erguidos recortando su silueta contra el cielo.

Me gustan los árboles porque me hacen sentir el esfuerzo y el amor sin limites. Este es un sincero homenaje a los árboles muertos. A los que aún siguen en pie.

Envíe su opinión
1
2
3
4
5
Enviar
     
Cancelar

Escribe tu opinión

Puntuación media:  
 0 opiniones